Participación política de las mujeres

12.11.2012 22:48

 


La participación de las mujeres en la vida política y pública del Paraguay sigue siendo objeto de múltiples limitaciones y discriminaciones. En el plano cuantitativo, se puede afirmar que si bien las cifras de acceso de mujeres a cargos electivos de representación han aumentado a lo largo del proceso de apertura y consolidación de la democracia en las dos últimas décadas, aún se está lejos de alcanzar el objetivo de la paridad en el acceso de las mujeres.
 
 
 
En las elecciones nacionales de 1993 sólo el 4,8% de los cargos electivos fueron ocupados por mujeres. La cifra fue aumentando progresivamente en los siguientes comicios nacionales: 8,2% en 1998, 11,9% en 2003 y, finalmente, 16% de mujeres electas en las últimas elecciones generales del 2008[1]. Si bien el porcentaje ha aumentado en más de tres veces en un lapso de 15 años, no se ha llegado aún ni siquiera a un 20% de presencia femenina en los cargos electivos. Es de vital importancia para el aumento de la presencia de las mujeres en cargos de representación promover la existencia de precandidaturas al interior de los partidos, movimientos y concertaciones para cuando se realicen las internas de los partidos (diciembre 2012- enero 2013), pues es allí donde está el “problema” para la mayor presencia o no, de las mujeres en cargos electivos.
 
 
 
En cuanto al Congreso Nacional, la participación de las mujeres como diputadas y senadoras electas para el Poder Legislativo fue del 5,6% sobre el total de la legislatura en el periodo 1993-1998, incrementándose a 8% en el periodo 1998-2003 y a 10,4% en el que corresponde a los años 2003-2008. En el actual período legislativo (2008-2013) la representatividad femenina ascendió al 13,6%. El promedio de aumento porcentual de acceso de mujeres en cada elección entre 1993 y 2008 es de 3,7 puntos. Aunque pugnaron 17 partidos políticos, 9 movimientos, 11 Alianzas y 1 Concertación, solamente obtuvieron representación parlamentaria 7 partidos políticos y movimientos políticos[2].
 
 
 
El mecanismo a través del cual más mujeres paraguayas han logrado acceder a  cargos de elección en estas casi dos décadas de vida democrática, es la cuota obligatoria del 20%, establecida por el Código Electoral para las listas de precandidaturas. En la práctica, esta medida de discriminación positiva se cumple pero, en general las mujeres figuran al final de las listas confeccionadas por los distintos grupos partidarios sin haber alcanzado aún el mínimo de la cuota prevista.
 
 
 
La cuota afecta a las elecciones internas partidarias, establecida en el Código Electoral; es insuficiente y constituye antes un techo que un piso desde donde se pueda mejorar el acceso de mujeres al poder. Si bien actualmente están en estudio en el Congreso dos proyectos de ley que aspiran a aumentar a 33% y a 50% el porcentaje de mujeres, es apenas un tímido paso hacia el objetivo de la paridad. 
 
 
________________________________
 
[1] No se cuentan con análisis de cuantas mujeres pugnan en las listas de las internas de los partidos, movimientos o concertaciones.
 
[2] Ver datos de los partidos, movimientos y alianzas que compitieron en 2008 en http://www.tsje.gov.py/e2008/partidos.php